Noticias

Adolescentes y jóvenes en Cuba: garantía del desarrollo sostenible

23 Octubre 2020
Adolescentes y jóvenes en Cuba: garantía del desarrollo sostenible

“En un momento en que como país hemos pasado ya la etapa de bono demográfico, se impone que las juventudes sean quienes emprendan y lleven las riendas de las transformaciones que generan desarrollo a través de la producción de alimentos, bienes y servicios”.

Eso cree Pedro Sánchez Sagué, estudiante de Medicina de 28 años que vive en la provincia de Granma, al este de Cuba.

“Indiscutiblemente la juventud cubana tiene un rol protagónico en todos los procesos de cambio y desarrollo social. No solo por lo que supone tener una vida por delante, sino por las nuevas ideas, la energía y las diferentes miradas que aportan muchachas y muchachos”.   

 

Pedro Sánchez Sagué tiene 28 años y estudia medicina. Él considera que las juventudes tienen un rol protagónico en la construcción del desarrollo sostenible.

 

Lilibel Pérez Chirolde también confía en la capacidad de su generación para contribuir a que Cuba cumpla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) plasmados en la Agenda 2030. Ella tiene 25 años, es de la occidental provincia de Pinar del Río y recientemente terminó sus estudios en la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona.

“Las juventudes son las nuevas semillas que brotan con todo el frescor de su condición”, dice Lilibel, “en nosotros está toda la fuerza, el espíritu y el entusiasmo para llevar a nuestro país adelante. Contamos con la mejor de las tierras para crecer, una revolución socialista que nos ha nutrido de un sistema de valores y creencias entre los que destacan la unidad, el respeto, la solidaridad y el humanismo”.

Para ella, las juventudes tienen un rol activo y “quizás uno de los más importantes” en el logro del desarrollo sostenible, por su capacidad para el intercambio con otras generaciones, para “impregnar todo a nuestro alrededor de nuevas fuerzas y para contribuir con nuestra participación activa, y desde el más sincero compromiso, a que nuestro país sea, todavía más, un lugar mejor”.  

En la Cumbre de Nairobi, celebrada del 12 al 14 de noviembre de 2019 en Kenia, quedó establecido que para el logro de los ODS es fundamental el acceso universal a la salud sexual y reproductiva, el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género. Lilibel coincide con esta visión: “El logro de un desarrollo sostenible a nivel global y nacional depende significativamente de que consigamos crear una conciencia en cuanto a esos elementos”.

 

Lilibel Pérez Chirolde considera que el conocimiento y ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos contribuye “al empoderamiento de jóvenes y adolescentes” y, al mismo tiempo, a la erradicación de “todas las manifestaciones de violencia”.

 

Al respecto, Pedro anota que, “a pesar del trabajo de promoción que gran parte de la sociedad civil lleva a cabo, los derechos sexuales y reproductivos no son del todo conocidos, respetados o ejercidos”.

Sin embargo, señala: “Las juventudes en Cuba que logran empoderarse a partir del conocimiento y el ejercicio de estos derechos demuestran que es posible lograr relaciones equitativas, las cuales determinan también la sostenibilidad de un proyecto de país donde todos contamos como seres humanos. Sobre la base de este conocimiento acerca de los derechos sexuales y reproductivos, es que se fundan prácticas y tradiciones alternativas que rompen con siglos de patriarcado y conductas que laceran la dignidad y la posibilidad de que cubanas y cubanos podamos acceder a las mismas oportunidades de desarrollo”.

Pedro y Lilibel han recorrido interesantes caminos que les permiten pensar su país de esta manera.

Pedro es miembro de la Articulación Juvenil del Centro Oscar Arnulfo Romero y ha tomado parte en la concepción y desarrollo de dos campañas cubanas contra la violencia hacia las mujeres (“Eres Más” y “Evoluciona”). De esta manera se ha involucrado en “actividades con impacto en las comunidades, para promover una cultura de igualdad en temas de género y salud sexual”. 

 

Pedro tiene varios años de experiencia en labores de activismo a favor de la igualdad de género y el ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos.

 

Además, pertenece a otras redes y proyectos como la Red Cubana de Personas que Viven con VIH, la RED HSH Cuba y la Plataforma de Hombres por la No Violencia. Así, ha tenido “la oportunidad de llegar a las realidades de las distintas poblaciones, conocerlas, identificar sus principales necesidades y provocar cambios positivos en relación con la equidad de género y la erradicación de la violencia basada en género”.

“Como mujer, explica Lilibel, he vivido de cerca la influencia de los patrones machistas tanto en el plano de la educación familiar como en la interacción social. Esta realidad despertó interés en mí y me vinculé al proyecto ‘Jóvenes por la Vida’ con la idea de entender mejor la situación que estamos viviendo. En general, mi motivación fue cuestionarme cuál es el origen de esas desigualdades que llegaban al punto de generar situaciones de violencia y cómo modificarlas. Una de mis principales inquietudes fue el aumento progresivo del consumo de productos comunicativos que perpetúan roles de género tradicionales y promueven conductas de violencia y machismo”.

 

Lilibel ha participado en actividades de promoción de salud y en campañas por una sexualidad responsable.

 

Además, Lilibel es promotora de salud. Ella trabaja con la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud Pública (Prosalud). Ha organizado actividades en comunidades y en centros escolares, ha participado en campañas de comunicación y ha apoyado el trabajo en la promoción de una sexualidad responsable. 

Por su labor de activismo y promoción de salud, ella fue seleccionada para participar en el Campamento juvenil virtual “Géneros y derechos sexuales: Miradas al contexto cubano actual”, la propuesta cubana para dar continuidad a la estrategia de participación juvenil ¡Juventudes YA!, iniciada en 2018 por el UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Pedro ya había participado en un Campamento similar en 2019. Esta vez fue escogido entre las y los egresados de campamentos anteriores, para apoyar en la facilitación y coordinación de la edición de 2020.

“Fui seleccionado por primera vez para participar en el Campamento ¡Juventudes Ya! en el año 2019, durante la edición que se realizó en la ciudad de Santiago de Cuba para las juventudes de las provincias orientales. Aunque desde el 2012, año en que comencé mi formación como activista en salud y derechos sexuales, ya venía moviéndome en estos temas; el campamento me acercó aún más al quehacer de otros jóvenes que realizan labores similares a la mía en contextos muy variados”.