Published on: 06/03/2021

Porque ellas son protagonistas de la vida laboral y profesional, pero siguen llevando el peso de las tareas domésticas y del cuidado.

Porque conquistaron el espacio público, pero aún sufren acoso y otras violencias de género.

Porque siguen existiendo juegos de niñas y juegos de niños, oficios de mujeres y oficios de hombres.

Porque ellas son diversas y fuertes, pero a menudo se les aplaude por débiles o tiernas.

Porque siguen amarradas a patrones de belleza excluyentes y absurdos.

Porque ganaron muchos derechos, pero todavía batallan por otros.